Sexo en la cuarentena 742

Sexo en la cuarentena

Desde que comenzó la pandemia me ha causado gran curiosidad la duda que se despertó en muchas personas acerca de su intimidad, puntualmente en lo que a sus encuentros sexuales se refería.

Lo que a simple vista debería ser un tema tan natural, con toda la confianza para disfrutar en pareja, se tornó en un profundo discernimiento acerca de si deberían, podrían y querrían tener sexo durante el periodo de confinamiento.

Realmente no me lo esperaba, a muchos hombres y mujeres les trasnochaba la idea de tener intimidad, sexo, placer con sus parejas. Parece que el escenario de “normalidad” anterior al COVID 19 nos permitía evadir la intimidad. Era tan fácil encontrar excusas como cansancio, horarios por cumplir, atrasos por los “trancones”, que hacían que el sexo perdiera prioridad en común y llegáramos a silenciosos acuerdos, muchas veces inconscientes, de ni siquiera acercarnos.

Esta cuarentena ha puesto juntas a las parejas de una manera que nunca había pasado. Ese “estar solo los dos” que se representa muy bien en la luna de miel, que muchas veces logramos disfrutar en vacaciones, salidas y paseos, tiene una gran dosis de elección y planeación que las diferencia de “estar solos los dos” en este momento tan particular.

Hoy todos están 24 horas juntos, sin la posibilidad de alejarse, de escapar cuando los conflictos aparecen, y justo por esa imposibilidad hay una tendencia a que muchas situaciones tomen mayor dimensión que en otras temporadas. Así, desde una mala palabra, hasta una queja o cambio en el tono de la voz, se agrandan y se transforman en la excusa perfecta para evitar el sexo.

Es hora de darle la vuelta al asunto, de afrontar el miedo a la vulnerabilidad y verlo como una oportunidad de solucionar los conflictos y de recuperar ese placer que en algún momento los unió y los ilusionó bajo el objetivo de sentirse bien.

La memoria erótica, sensorial, placentera está ahí, pero es el miedo el que suele esconder todos esos recuerdos deliciosos, divertidos que tenemos y que termina siendo el gran responsable por el deterioro de las relaciones de pareja.

¡Aprovechemos! El momento nos favorece, nos da el tiempo, la proximidad, la mirada  y el sabor de reencontrarnos otra vez con esa persona con quien compartimos proyectos, sueños y por qué no, también el sexo placentero.

En “El amor en lo tiempos del cólera” García Márquez encontró en una cuarentena de por vida, el refugio ideal que tanto buscaban los amantes cartageneros. Tal vez es momento de seguir su ejemplo.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Al continuar la navegación el usuario autoriza que el portal web, propiedad de PRAZER SAS en el que se encuentra navegando, haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política.

Abrir chat
Contáctenos