Iniciativa, lo mejor contra la monotonía

Nada más delicioso que esa etapa inicial de una relación. Mariposas en el estómago, anticipación, planeación y todos esos pensamientos placenteros que ocupan nuestra mente y nos hacen sentir bien. ¡Quién no se acuerda del acelere del corazón cuando se da el encuentro tan esperado y finalmente ese beso tan emocionante! 

Luego llega la convivencia: costumbres, repeticiones y aburrimiento, normales e inevitables porque los seres humanos somos rutinarios; igual sucede con la vida en pareja. En ese momento el miedo a perder la “chispa” aumenta y apelamos a la búsqueda masiva de libros, consejos, tips, viajes, aceites, música, comidas, disfraces… todo se intenta y pocos resultados se ven. 

La clave es entender que la respuesta nace en mí, en conocerme, en descubrir qué quiero sentir y compartir con mi pareja. La “chispa” la enciendo yo o la encendemos juntos, interesados en aprender cada día, viviendo nuevas situaciones, disfrutando nuevas experiencias. 

A veces pensamos que la monotonía en la vida íntima es el resultado del poco interés hacia el otro o de dar por garantizado que ya lo conocemos por completo. Pero el primer interés por cubrir debe ser el propio, y la verdadera novedad está tanto en proponer como en dejarnos sorprender. 

Los seres humanos tenemos cientos de aristas, nosotras y nuestras parejas cambiamos todos los días, así que la invitación es a seguir conociéndonos para encontrar nuevas formas y espacios de sorprendernos en la intimidad, en el placer, teniendo siempre en mente que el gran objetivo es sentirnos siempre bien.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Al continuar la navegación el usuario autoriza que el portal web, propiedad de PRAZER SAS en el que se encuentra navegando, haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política.

Abrir chat
Contáctenos