Tu piso pélvico… La base de todo

6 / 100

El piso pélvico está conformado por un grupo de 11 músculos esencial para el desarrollo de actividades básicas en tu vida diaria. Dichos músculos se insertan en los huesos que conforman tu pelvis, cerca de tus genitales, van en ascenso como hacia tu abdomen en el plano intermedio o diafragma urogenital y un plano más profundo o diafragma pélvico.

¿Cuáles son las misiones diarias de los músculos del piso pélvico?

• Sostener los órganos pélvicos de día y de noche:

 Vejiga, útero y recto en la mujer

 Vejiga, próstata y recto en el hombre

• Coordinar con el cerebro el control de esfínteres

• Permitir que tengas placer sexual

• Relajarse y dar paso a tu bebé en el parto

• Trabajar como parte de la postura de cuerpo

¿Por qué es importante cuidar, fortalecer y desarrollar los músculos del piso pélvico?

Es importante cuidar tu piso pélvico para prevenir lesiones como incontinencia urinaria, incontinencia fecal, descenso de los órganos (prolapsos), dolor en genitales o pelvis relacionado o no con las relaciones sexuales.

También es importante darle la atención necesaria después de un trauma, como caídas de cola, lesiones directas en los genitales, etc.

De igual manera es importante realizar cuidados después de una cirugía en la región pélvica como por ejemplo después de un parto, cesárea o extracción de útero (histerectomía) en las mujeres y en los hombres después de una extirpación de la próstata (prostatectomía).

Debido a la conformación anatómica, en las mujeres es más frecuente tener lesiones en el piso pélvico que en los hombres. En las mujeres el piso pélvico es abierto (canal vaginal) y en los hombres es cerrado.

¿Cómo identifico problemas en el piso pélvico?

Presta siempre atención a los posibles síntomas de la parte urinaria:

• Escapes involuntarios de orina (gotas, chorros o que te orines completamente sin poderlo controlar).

• Te cuesta trabajo iniciar la micción, como si tu cuerpo no te hiciera caso de relajarte para orinar.

• El chorro de la orina no sale recto sino sale hacia un lado.

• El chorro de la orina no sale fluido y constante sino que sale por tiempos.

• Te arde al orinar o te queda doliendo después de terminar.

• Te dan ganas de orinar muy frecuentemente, tanto que afecta  tus actividades diarias por ejemplo cada 15 minutos.

• Quedas con sensación de querer seguir orinando después de terminar como si no hubieras orinado completo.

Ponle mucha atención a los posibles síntomas de la parte sexual:

 En la mujer:

• No lubricas bien.

• No tienes orgasmos.

• Te duele la penetración.

• Se cierra tu vagina y no puede haber penetración.

• Durante el coito te duele la pelvis adentro.

• Te quedas adolorida después de la relación sexual y no puedes

volver a estar con tu pareja durante días por culpa del dolor.

En el hombre:

• Le cuesta trabajo iniciar una erección.

• Eyacula rápidamente, afectando el placer que quiere darle a su pareja.

• Pierde la erección fácilmente.

• Le duele eyacular, al punto que le da pereza tener encuentros íntimos.

• Le duele después de eyacular.

¿Qué te ha parecido este primer acercamiento al conocimiento del piso pélvico? Por ahora te invitamos a ubicar y reconocer tu piso pélvico y estar muy pendiente si reconoces en ti alguna de los síntomas que te puedan estar afectado y consultarlo con tu médico. Como hemos visto, por su importancia y profundidad, es un tema que nos da para seguir aprendiendo en próximos artículos.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Al continuar la navegación el usuario autoriza que el portal web, propiedad de PRAZER SAS en el que se encuentra navegando, haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política.

Abrir chat
Contáctenos